UN RETROCESO AL RECONOCIMIENTO DE MILES DE TRABAJADORAS

Ya se dio a conocer que el 23 de julio vence la moratoria previsional para todas aquellas personas que no hayan efectuado aportes, y que en mayor parte son mujeres amas de casa. Esta jubilación no es, justamente, un plan social sino que abarca un plan de pago de aportes por parte de cada beneficiario o beneficiaria.

Esta ley, aplicada desde el gobierno de Néstor Kirchner  permitió que se reconozca el trabajo a quienes por la precarización laboral no se le efectuaron aportes, y a las amas de casa, su labor productiva en los hogares.

Sobre esta situación que pone en alerta a muchísimas adultas mayores que esperaban percibir el beneficio, hablamos con Tatiana Pizarro, licenciada en comunicación, y especialista en asuntos de género, para que nos cuente como afecta esta medida a un gran número de trabajadoras , y que prejuicios sociales hay alrededor del trabajo femenino en el hogar.

El plazo de vencimiento estaba establecido para septiembre pero “por pedido del FMI” agregaba Pizarro ,quienes tengan entre 60 y  64 años hasta antes del 23 de Julio pueden acceder a la jubilación, y en el caso de aquellas personas que queden por fuera podrán acceder a las Pensiones Universales para el Adulto Mayor (PUAM), “cobran un 80 por ciento del haber mínimo , pero si una persona tiene otro beneficio social no puede acceder” , explicó la licenciada y ejemplificó que las viudas no pueden acceder a las PUAM si les quedó la pensión de cónyuge ya fallecido

“Las mujeres para acceder a la ley se tenían que declarar como costureras, niñeras, como cocineras, como un montón de actividades consideradas en el mercado como productivas, pero nunca se pudieron considerar o declararse como amas de casa” se refirió Tatiana acerca de que las amas de casa no han sido reconocidas como trabajadoras tanto en lo jurídico como en lo social.

Tatiana se refirió además a la situación que viven las amas de casa en su cotidianeidad “la mujer pasa por una doble jornada laboral: una jornada afuera del hogar como dentro” y esta situación es la que lleva a que se acepten trabajos precarizados para poder cumplir con los requerimientos del hogar “si la mujer desea trabajar afuera del hogar, se produce la crisis del cuidado”. Agregó también “nunca vamos a estar nosotras como beneficiarias directas de un plan” y explico que el caso de la AUH  es similar, y que esta debió ser considerada como una política de género. Un dato no menor es que muchas mujeres con estudios universitarios finalizados han tenido que resignar su profesión por dedicarse al cuidado de sus hijos y del hogar.

Para finalizar la nota, Pizarro comentó que en nuestra provincia, en el 2016, en el rango de mujeres de 70 años, el 100 por ciento de las mujeres habían alcanzado su jubilación “¿ahora qué va a pasar con las que vengan? Las están condenando”.

admin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Compartí en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *