Saquen las patas del agua

Por Mariela Bernal Alsina

Hace tres años atrás vino a Mendoza un arquitecto brasilero y expuso con tremenda simpleza una obra urbana de carácter faraónico. Usted pensará en una torre, un enorme teatro, una mole administrativa…pues no. Fue una intervención en una favela para recuperar el arroyo antes existente y que en ese momento corría bajo las casitas infectándose de desechos humanos y de todo. De lo que dijo, algo que me gusto fue: “le copiamos un poco a Río, envidiamos la belleza de Rio. Eso de salir del trabajo y tener el río, lago o playa y volver a trabajar. Hermosos espacios con agua para refrescarse.

Medellin, plaza “Pies descalzos”, para que la gente se refresque…belleza.

¿Para qué son los espacios públicos? ¿Para quienes?

Pasto y el cartel prohibido pisarlo, prohibido jugar a la pelota, prohibido reír, gritar, besarse, ser feliz, comer, estar. ¡Al shooping! vaya al shooping que tiene aire acondicionado y consuma comida chatarra! Los niños piden de todo. Gaste, gaste, gaste. No reflexione que lo público es de todos, que la ciudad es suya y debe adaptarse para usted. Siga pensando que ir al parque a tomar mate es de yarcos, que jugar en la plaza es de ordinarios, que las patinetas y estos adolescentes!

Exija, exija una ciudad para ser disfrutada, a los mausoleos los muertos.

Y si alguien le dice que saque las “patas del agua” responda que tiene pies, tiene cerebro y educación. Que la “ñata contra el vidrio “ es de un tango, y, que paso mucha agua por el río, mucha sangre, mucha lágrima, mucho desaparecido…y eso no fue en vano. Usted tiene el derecho de ser feliz.

Meta sus pies en el agua si tiene calor.

admin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Compartí en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *