Se reanudó el primer juicio por muerte por uso de agrotóxicos

En este proceso se juzga el caso de Nicolás Arévalo, un niño que murió hace cinco años por contacto con un fuerte insecticida de uso agropecuario y las severas lesiones que sufrió su prima, Celeste Estévez. Más información sobre el juicio.

Crónica de ACCOS

(22/11) Podríamos asegurar que hoy verdaderamente comenzó el juicio por el homicidio culposo de Nicolás Arévalo y por lesiones gravísimas de Celeste Estévez, causadas por las fumigaciones descontroladas a cargo del productor hortícola tomatero Ricardo Prieto, en Puerto Viejo, Departamento de Lavalle durante el año 2011.

Hoy declararon nueve testigos:
Ocho por la querella, por Nicolás y Celeste, por la familia Arévalo y Estévez, por la comunidad de Puerto Viejo o Rincón Avá. Testimonios cargados de angustia, pero también de denuncia de la condición socio económica, laboral, social, de explotación y marginalidad. Los ocho testigos fueron peones rurales, trabajadores en las peores condiciones, mujeres madres de pocas palabras, con hijos muertos y enfermos por la negligencia del Estado y la perversidad del poder económico.

Y una ingeniera del Ministerio de la Producción de la provincia. Fiel representante del modelo productivo del agronegocio, esgrimiendo que los agrotóxicos son parte indispensable del paquete tecnológico para la producción de alimentos. Pese a su posicionamiento, este relato hizo visible que la provincia de Corrientes no cuenta con ninguna normativa que regule la distancia entre las viviendas de los humanos, y las zonas de fumigación. Al parecer en Corrientes está permitido que nos fumiguen de la cabeza a los pies.

Este juicio corporiza la lucha de clases. Se puede ver la desigualdad social existente entre la querella y la defensa del imputado, en los testigos presentados por una y otra de las partes, en la forma del lenguaje, pero fundamentalmente en los objetivos… Y nosotros estamos con la clase trabajadora, que solo tiene su trabajo como medio para sostener la vida y la de nuestras familias. Por eso pedimos Justicia por Nicolás Arévalo y Celeste Estévez.

Esperamos que el viernes 25 de noviembre se dicte sentencia, al menos por 3 años y medio para que la prisión de Prieto sea efectiva; para que sirva como antecedente y dar un paso más para transformar el modelo productivo del agronegocio que mata silenciosamente, envenena y explota a los y las trabajadores/as.
Convocamos a tod@s a organizarnos, acompañar en el Tribunal Oral Penal de Goya, hacer fuerza en el lugar. Necesitamos muchas voces que reclamen JUSTICIA POR NICOLAS AREVALO!

Producción: Asociación Civil de Comunicación Comunitaria (ACCos Mate Ñee)

Fotogalería

POR FM La Chicharra


Fuente: Se reanudó el primer juicio por muerte por uso de agrotóxicos

admin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Compartí en tus redes sociales
Etiquetas: