Un testigo aportó datos de dónde podrían estar los cuerpos de los desaparecidos en San Juan durante la dictadura

El periodista Sergio Caballero contó en Sin plumas en la lengua las novedades de una nueva sesión del juicio por delitos de lesa humanidad transcurridos durante la última dictadura militar. En esta jornada, que dejó datos importantes, hubo dos testimonios: María Ibarbe, hija del desaparecido Miguel Ibarbe, y Juan Manuel Salas, quien fuera estudiante universitario en los 70. 

Según comentó Caballero, desde Catamarca y por videoconferencia, Juan Manuel Salas dio su testimonio sobre su detención en 1975 en la residencia universitaria de El Palomar de la UNSJ. Salas dio un dato revelador: «Dijo que un subteniente, que tenía una enfermedad terminal, que quería hablar con él de algo de San Juan en 1988. Cuando va a esa reunión, le cuenta que sabía  la ubicación exacta de dónde estaban depositados los cadáveres que había dejado la dictadura en San Juan», destacó Caballero sobre el dato que aporta un testigo, cobrando relevancia ya que es la primera vez que se hace esta declaración frente a un tribunal, lo que conllevará a que se hagan investigaciones.

María Antonia Ibarbe dio testimonio sobre el secuestro de su padre, Miguel Ibarbe, y su terrible experiencia con sólo 4 años.

Además, otros de los testimonios fue el de Víctor Daniel Pechín, quien declaró como fue secuestrado el 9 de julio de 1976 en la esquina de Laprida y Rioja, a manos de Jorge Olivera, quien a bordo de una Renoleta 4L lo condujo encapuchado hasta La Marquesita, el Centro de Detención y Torturas de San Juan. Allí permaneció en calidad de desaparecido una semana, respondiendo preguntas sobre el paradero de su hermano, que en aquella época se había refugiado en Israel.

admin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Compartí en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *