Un recorte presupuestario de 30 millones pone en riesgo un centro de investigaciones ecológicas

Escuchá/Descargá el reporte de Nahuel García, desde FM San Alfonso
La Fundación Miguel Lillo es una institución científica argentina dedicada a la investigación de ciencias naturales. Su quehacer abarca las áreas de botánica, geología, zoología y realiza trabajos en taxonomía, ecología y recursos naturales.En su edificio ubicado en Tucumán se encuentran colecciones naturales, un museo, una biblioteca, centro de datos, y servicios generales. El organismo difunde el resultado de sus investigaciones mediante la publicación en revistas periódicas, disertaciones y exposiciones.
Con el recorte de 30 millones previsto para el año próximo, no solo peligran las investigaciones científicas, sino que también peligra la subsistencia de 120 familias.
Adriana Hlabki, doctora en Ciencias Biológicas e investigadora de la fundación, dijo que ya se redujo la partida disponible para este año, pero que para el 2017 la quita es aún mayor.
Hlabki, que también es representante en la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad de Tucumán, contó a FM San Alfonso que no solo la falta de presupuesto es la que hace peligrar el trabajo de los  investigadores, sino que por un reciente decreto (254/2015), el próximo año cesarían sus contratos laborales. “Si bien la comisión asesora está tramitando el aumento de presupuesto, al momento no hay nada concreto”, agregó.