Paula Mateos: «Esa evaluación va a servir para desfinanciar a la educación pública»

«El Operativo Aprender es un paquete evaluatorio que está supervisado por una empresa privada internacional que se dedica a hacer inversiones en educación en más de 70 países del mundo; en Latinoamérica esta empresa tiene acciones en más de 2.000 universidades, la gran mayoría privadas, y tiene intereses en entidades financieras tales como el Banco Santander, el Citibank, el HSBC, el Banco Francés, entre otros».
De esta manera la socióloga y magister en Educación Paula Mateos se refirió a la evaluación qupaula-mateose, mediante una prueba estandarizada, se aplicó este 18 de octubre a alumnos de tercero y sexto grado de la primaria y los del último año de la secundaria de escuelas públicas y privadas de todo el país. Invitada al programa Estamos a Favor, esta especialista sanjuanina coincidió con las fuertes críticas que se vienen expresando al respecto desde gremios y asociaciones de padres y alumnos a nivel nacional.

Uno de los principales cuestionamientos que expresó es que la elaboración y procesamiento de los resultados de la prueba esté en manos de una empresa privada cuando «en Argentina existen universidades públicas con gran cantidad de especialistas, sin otros intereses y con mucha trayectoria, que durante años han brindado al Estado estudios de alto nivel», afirmó Paula Mateos. La especialista agregó que de esa forma este gobierno quita a las universidades públicas un financiamiento muy importante que venían recibiendo como consultoras del Estado.

«En realidad los resultados de las evaluaciones van a brindar argumentaciones para políticas que ya están decididas, fundamentalmente hay un proceso muy importante que es el de deslegitimar la educación pública para desfinanciarla y eso ya está pasando», dijo más adelante Paula Mateos. Explicó que por las características que tienen las pruebas -de «múltiple choice», en la que los estudiantes sólo debían marcar con una cruz una opción entre varias- ya se sabe que los resultados no van a ser buenos. «Es un sistema construido de manera coherente con la forma de educación que tienen los anglosajones, que permanentemente evalúan así a sus alumnos. Nuestro sistema tiene en cuenta los procesos de enseñanza aprendizaje, en los que lo que en un determinado momento aparece como verdadero, un poco más adelante se pone en crisis y luego puede ser reemplazado por otra cuestión. Podemos analizar y cuestionar otros aspectos de este tipo de evaluaciones, pero considerando sólo su construcción, sabemos que el resultado va a ser un fracaso, excepto para algunas escuelas privadas que desde hace unos años aplican estos sistemas y cuyos estudiantes están entrenados para responder así», explicó Paula Mateos.

Para la docente e investigadora sanjuanina este operativo «va a servir para que al sistema educativo argentino le den un tiro en la nuca» cuando se implementa en coincidencia con la caída del salario, la negativa del gobierno a abrir las paritarias y la falta de financiamiento para programas como Conectar Igualdad, Plan Fines y Progresar, entre otros. «Una vez que prueben según sus criterios lo ineficiente que es la educación en este país, van a poder tomar decisiones porque total, según esa prueba, esto no sirve. Una de las decisiones que posiblemente tomen es la tercerización de servicios educativos, por ejemplo de la formación docente. Además, el sistema está armado para elaborar un ranking de escuelas y según los resultados definir, por ejemplo, niveles salariales. Así, los estudiantes que más rinden pueden tener docentes que cobren más, sin tener en cuenta que los estudiantes rinden o no rinden de acuerdo a sus condiciones estructurales de vida».

Las corporaciones ven en la educación argentina, según Mateos, «un gran negocio en el que pueden meter mano». Se refirió así a las entidades financieras que ven en el mercado de la educación la posibilidad de financiar, de tercerizar empresas educativas y también, por ejemplo, de manejar todas las cuentas sueldo de docentes del país y las plataformas de formación virtual, algo que en algunos lugares ya está ocurriendo. «Ese es el sentido de esta prueba -afirmó la especialista- que otra vez los grandes capitales financieros internacionales le metan mano al patrimonio de los argentinos, en este caso a la educación pública».

Paula Mateos aclaró que quienes critican el Operativo Aprender no dicen que no haya que evaluar. «La evaluación es una parte del proceso de aprendizaje, siempre hay que ver cómo va el proceso porque en base a esa retroalimentación se pueden mejorar rumbos. En los últimos años se hicieron evaluaciones en diferentes oportunidades. Me refiero a análisis, estudios, investigaciones descriptivas, interpretativas sobre cómo estaba funcionando el sistema educativo en general o algunos programas específicos. Pero una cosa es una evaluación mediante un instrumento exploratorio, para saber cómo va el proceso, y otra muy distinta es que el instrumento garantice el resultado que se busca, como en este caso», agregó.

Para finalizar, la entrevistada expresó: «En los últimos años, gracias a políticas como la Asignación Universal, ingresó al sistema educativo un 20 por ciento de pibes que antes no iban a la escuela. Hubo cosas que se hicieron muy bien y otras no tan bien. Hay mucho para mejorar, pero no podemos ponernos en las manos del sistema financiero internacional y de empresas privadas».

admin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Compartí en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *