Las escuelas de familia agrícola tuvieron una jornada de encuentro e intercambio

Escuchá el reporte de Jorge Solari, desde INCUPO

Las Escuelas de la Familia Agraria surgieron en nuestro país, a fines de los años 60. Esta modalidad educativa que nace en las zonas rurales de la Argentina, más precisamente en el norte santafesino, se presenta como una alternativa posible para que los jóvenes puedan estudiar en su comunidad, un nivel medio que les permita acceder a la Universidad.

El encuentro regional, realizado el 11 de abril, fue organizado por la EFA Tupá Rembiapó (Por obra de Dios) y el Instituto de Cultura Popular (INCUPO).

Participaron autoridades provinciales, docentes, padres y representantes de instituciones sociales. Una delegación del Comité Católico francés aportó la experiencia de las EFAs en ese país.

En el comienzo de la jornada Silvina Sass Monsted, directora de Educación Rural de la provincia, detalló que “en la provincia funcionan 11 escuelas agrotécnicas, 18 EFAs y unas 46 extensiones áulicas rurales, es decir cursos secundarios que se desarrollan en escuelas primarias. En muchas de ellas trabajamos con proyectos productivos locales, tratando de que los contenidos aporten al desarrollo de la comunidad rural”.

María Elisa Mariño, directora de Enseñanza Privada, resaltó el trabajo de las EFAs “en el rescate de los valores de los jóvenes rurales”, destacando el trabajo práctico que realizan con las familias campesinas. También participó de la jornada Diego Valsangiácomo, del área educación rural.

Las EFAs en el país y en Corrientes

Por su parte, Inés González, directora de la EFA de Santa Lucía, hizo una breve reseña histórica explicando que “las EFAs nacieron en la Argentina en la década del 60, inspiradas en las escuelas rurales francesas. Se trabaja con la modalidad de alternancia: 15 días en la escuela y 15 días en las chacras de sus familias. La participación de la familia en la definición de los contenidos y en la marcha de la escuela es lo primordial. Hoy son más de 120 escuelas que trabajan sobre todo, en el norte del país”. “El comienzo no fue fácil”– explicó González –“Tuvimos que levantar las escuelas a puro pulmón, con el aporte de las familias campesinas y los alumnos. Si bien recibimos subsidios del gobierno para sueldos y alimentos, nunca son suficientes. Se cobra una cuota mínima que los padres pueden aportar con productos de la chacra o trabajos de mano de obra”. En cuanto a la definición de los contenidos Inés González explicó que “Elaboramos nuestro propio plan de trabajo, con un enfoque agroecológico, cuidando el ambiente y formando a los jóvenes para que puedan desarrollarse a través de emprendimientos rurales. Luego de una larga lucha, que ya lleva 30 años en nuestra provincia, estos planes fueron aprobados a nivel provincial como “Tecnicatura Nivel Secundario Especialidad Producción Agropecuaria” y a nivel nacional, la modalidad de alternancia fue reconocida por el Consejo Federal de Educación”.


Fuente: Las escuelas de familia agrícola tuvieron una jornada de encuentro e intercambio

admin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Compartí en tus redes sociales
Etiquetas: