LAS CONSECUENCIAS DEL DESAMPARO

El día de ayer, medios provinciales dieron a conocer que un joven de 19 años quedaría preso tras haber asaltado y golpeado a una mujer. Este muchacho llamado “Daniel”, nació en un entorno familiar conflictivo y vivió muchos años de su vida en el Hogar de Niños del Quinto Cuartel, donde se le permitió estudiar en una escuela, bailar folcklore y además jugar al futbol en el Club Picón.

Lamentablemente, a Daniel se lo retiró del hogar, y el lado negativo de la calle lo atravesó y cometió este hecho, por el que deberá enfrentar la pena correspondiente y donde una vez más se muestra la desidia del Estado y la sociedad frente a la contención de la juventud.

Para entender un poco más la situación que viven muchos jóvenes al salir de los hogares y refugios, en la transmisión de “Sin Plumas en la Lengua” conversamos con Mónica Alvarez del Hogar de Niños del Quinto Cuartel.

A lo largo de la entrevista, Mónica dejó siempre en claro que el delito cometido por el joven no tiene justificativo alguno, y debe cumplir todas las penas que le correspondan por ello. Ella acompañó una gran parte de la infancia y adolescencia de Daniel, hasta que fue cedido a la custodia de su padre “no sé qué le pasó”.

Señaló también que el modo de mencionarlo en el titular de una de las noticias (“Danielito”) promovía la idea de que era un apodo por el que se lo conocía en el ambiente delictivo, cuando en realidad, el muchacho se crió en un ámbito distinto.

Además, Mónica comentó como es el drama que viven aquellos jóvenes que al cumplir la mayoría de edad, o bien 16 años, son sacados de estos hogares sin generarse una acción complementaria por parte del Estado.

admin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Compartí en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *