Cónclave PRO en San Juan

Por Santiago Staiger

Hoy la agenda política y mediática sanjuanina se vio atravesada por la visita de más de 120 referentes del PRO para un encuentro nacional. Si bien no vino el presidente Mauricio Macri, algunos nombres fuertes del armado nacional como la vicepresidenta Gabriela Michetti, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, entre otros, se hicieron presentes y aprovecharon la ocasión para reunirse con dirigentes locales y anunciar algunas obras. Por otro lado, este encuentro de dirigentes nacionales sirvió para empezar a delinear las estrategias de cara a las elecciones legislativas del 2017. CqzQ881XgAAzBp7

La cobertura exclusiva de los medios de comunicación hegemónicos de la provincia priorizó otorgarle un sentido grandilocuente a este acontecimiento, sin poner en el eje la actual crisis social y económica que atraviesa el país. De esta manera, se mostró el paso de dirigentes nacionales del partido gobernante como un hecho de trascendencia positiva, mostrando un firme optimismo por el presente y el futuro.

La reunión entre el intendente de Santa Lucía, Marcelo Orrego; Eduardo Cáceres; Marcos Peña y Rogelio Frigerio pone de manifiesto el alto nivel de diálogo que existe entre la dirigencia del Frente Renovador (a excepción de Mauricio Ibarra), con el senador nacional Roberto Basualdo a la cabeza, y los popes de Cambiemos. Se empieza a marcar un precedente importante de cara a las elecciones legislativas del año que viene. Teniendo en cuenta que la alianza Cambiemos necesita fortalecer su presencia en el Senado, donde tiene una marcada inferioridad numérica, el magnate provincial Roberto Basualdo se perfila como su principal aliado.

El abanico de reuniones con otros dirigentes políticos fue aún más amplio. El gobernador Sergio Uñac, acompañado por su vice Marcelo Lima, estuvo reunido con la vicepresidenta Gabriela Michetti, con la mira puesta en algunas inversiones para la obra pública. La relación del primer mandatario sanjuanino con el gobierno nacional siempre fue mucho más que cordial. Esto marcó diferencias entre los popes del justicialismo local y su vínculo con José Luis Gioja está cada vez más deteriorado. El distanciamiento está acentuado por la constante búsqueda de gobernabilidad que somete al actual gobernador, contraponiéndose con el aparente posicionamiento opositor que pretende llevar adelante el peronismo a nivel nacional, sobre todo en el Congreso.

Por otro lado, en la rosca interna del PRO sanjuanino existe una grieta entre diferentes corrientes partidarias, producidas básicamente por la competencia de su conducción. Por supuesto, la conducción del diputado nacional Eduardo Cáceres minimiza las diferencias y se perfila como la línea de continuidad que asume el partido en San Juan, contando con el aval nacional. De cualquier forma, las denuncias y los malestares de parte de referentes como Hugo Ramírez y el excandidato a gobernador, Martín Turcumán, deberán ser tenidos en cuenta, ya que debilitan el armado y el fortalecimiento a nivel provincial.

En este contexto, la inversión en obra pública se postula para ser el salvavidas transitorio que mantenga a flote a San Juan en una economía inmersa en una constante recesión. Los anuncios más celebrados son los de un acuerdo para construir cloacas en San Martín por más de $1.100 millones y un hospital para 25 de Mayo. Mientras tanto, el cerco mediático prefiere dejar fuera de toda discusión las nulas inversiones extranjeras prometidas luego del arreglo con los fondos buitres y el nuevo endeudamiento externo, los problemas tarifarios que pusieron en jaque a las políticas del gobierno nacional, la suba de la tasa de desempleo, la inflación, el aumento de la pobreza, la pérdida del poder adquisitivo y el aumento de la conflictividad social.

admin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Compartí en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *