¿CÓMO PONER LÍMITES SIN LLEGAR A LA VIOLENCIA?

Maternar o paternar no se aprende de un día para el otro: son acciones y decisiones totalmente complejas, sobre todo si de poner limites se trata. Para conversar sobre este tema y lo que implica, hablamos con nuestra columnista en Psicología, Ana Grynszpan, quien nos brindó propuestas para abordar la complejidad de estas situaciones.

Basta pensar como hemos sido criadas las generaciones previas: golpes (“chirlos, cachetadas, cintazos,etc”), insultos, gritos entre otros tipos de violencia. En la actualidad, la exposición a mayor información s ha generado una mayor diversidad, y se está rompiendo “la norma” establecida en el hogar. Y en este sentido, la estrategia más fácil que ponen en practica los padres y madres es la violencia.

La licenciada aclaró que las relaciones entre padres/madres e hijos son asimétricas y hay jerarquías diferentes lo sean “pero tengo que empezar a encontrar otras estrategias para ponerte en tu rol que no sea una cachetada, porque aparte, los chicos a eso ya no responden”.

“En todo vínculo asimétrico, siempre o por lo general el que está abajo intenta pulsear”, refiriéndose a que, en caso de niños, niñas o adolescentes en ciertos castigos, buscan estrategias para evadirlas.

Sobre como empezar a trabajar estos límites, Ana sugirió “el fundamento o el piso de estas estrategias es acompañar a nuestros hijos desde muy chicos en el reconocimiento de nuestras emociones”. Recalcó la importancia de la Educación Emocional, y no reprimir lo que el niño siente.

En cuanto al dicho de “a mi me educaron a los cachetones y nunca tuve un problema”, la especialista recalcó que han crecido las cifras de suicidios y la medicalización de sintomatologías emocionales.

Es importante enseñarle a los niños y niñas que las emociones deben darse en diversos contextos, por ejemplo, donde llorar, y respetar a las demás personas que los rodean. También no caracterizar o adjetivar al niño por acciones emocionales que tengan, sino trabajar el lenguaje, y utilizar el juego como recurso.

También explicó que los contextos en los que están inmersos los adultos como el trabajo, estudios y relaciones afectivas pueden repercutir en esta crianza, y es importante que cada persona adulta pueda trabajar y discriminar sus situaciones emocionales propias.

admin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Compartí en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *