ASAMBLEA EN EL NUEVO BARRIO DE LA COLECTIVIDAD BOLIVIANA DE POCITO

 

Convocada por los delegados de manzanas, se llevó a cabo una asamblea en donde los vecinos y vecinas definieron que el nombre del barrio será 27 de Septiembre, día en que dejaron el asentamiento de la David Chavez y comenzaron a construir su nuevo espacio.

La reunión estaba convocada para las 19:30 horas. Olvis, uno de los delegados de manzana, nos había invitado para poder avanzar en el proyecto de programa de radio de la colectividad Boliviana en La Lechuza y a presenciar el encuentro. El termómetro marcaba que San Juan había marcado record nacional de temperatura máxima y los casi 39 grados hacían presuponer alguna demora. La Comunidad Boliviana de Pocito se aprestaba a realizar una Asamblea y varios temas estaban en la cabeza de los delegados, que eran los que habían convocado a la reunión. Pero uno era el central y prioritario: ponerle nombre al barrio. El barrio o mejor dicho lo que será un barrio, ubicado en el callejón del bosque a 500 metros de calle 11 y es el lugar donde la colectividad fue reubicada luego de la “erradicación“ del asentamiento sobre las ex vías del San Martín ,a lo largo de unos 4 km , (las comillas son para hacer notar que aún hoy la prensa hegemónica utiliza esa palabra como si se tratara de ratas , pero ahora obviaremos ese aspecto para no hacerlo tan largo). El gobierno Municipal generó facilidades para que la comunidad Boliviana construya aquí un barrio del cual hoy asoman ya las primeras casas. Hay luz, agua, las calles están marcadas y hay previstos  espacios comunes  para plaza y lugares de esparcimiento. A eso de las 20 se comienza a armar la rueda y mujeres y hombres se van acercando. Se juntan unas 80 personas y Anastasio toma las riendas y arranca.  Es el máximo referente de la comunidad Boliviana de San Juan pero no vive en esa zona. Sabe de asambleas y de gestiones. Tiene puesta una gorra de Evo presidente. Lo escuchamos hablar  ya varias veces en marchas y reportajes y se muestra como un tipo preciso y conocedor de los tiempos de la política y también de los tiempos de sus compañeros y compañeras.  No se va con vueltas. El asunto que genera de alguna manera tensión es que el barrio como tal no existe. Ciento cincuenta familias fueron   arrojadas a este espacio, pero no había casas ni calles  ni luz al principio. Los llevaron y les dijeron aquí estarán ustedes, pero el barrio hay que hacerlo. Por eso algunos dicen ¿qué vamos a inaugurar? Anastasio dice claramente que eso está claro pero que “si  no tenemos nombre no existimos y tenemos que tener nombre”. Anastasio hace hincapié permanentemente en la necesidad de hablar de frente, de que nadie debe imponer nada, yresalta una y otra vez en que tenemos que estar unidos y que, solo así, vamos a conseguir cosas como la plaza, el salón de usos múltiples, donde poder reunirnos, hacer fiestas, capacitaciones y porque no remarca también velorios ¿Todos vamos a morir o no? pregunta y “merecemos un lugar digno para eso”. La Asamblea asiente. Luego se van sucediendo las intervenciones de diferentes vecinos y vecinas. Todos son prolijos al momento de remarcar compañeros y compañeras y van agregando asuntos que les preocupan. La canchita para los chicos, los horarios de venta de alcohol, la consolidación de las calles, la seguridad. Mujeres y hombres hablan en forma muy respetuosa. Conocen de reuniones, saben lo que es un delegado. Saben cómo pedir la palabra y se respetan y escuchan. Anastasio en un momento dice “nosotros somos pobres y tenemos que organizarnos sino nunca vamos a tener nada”. Luego de varias idas y vueltas se resuelve por unanimidad que el barrio se llamará 27 de Septiembre día en que abandonaron el asentamiento y se trasladaron a su nuevo lugar. De pronto un ventarrón que se podía presuponer llegaría en cualquier momento   marca el final. No se veía a  diez centímetros, hay que cerrar los ojos para que la tierra no lastime   y cada cual se dirige a su casa. Anastasio redondea antes que se provoque la estampida. Queda 27 de Septiembre y el 6 de Diciembre a las 12 vendrán las autoridades a la inauguración .Olvis mientras abraza a su pequeña hija Ainara para refugiarla  del viento  nos dice que en los próximos días haremos la reunión con el grupo que quiere hacer el programa . Nos vamos con mi compañero de la radio,  y se nos llenan las cabezas de preguntas ¿Qué les dio el gobierno Municipal  y el de La provincia? ¿Por qué no tuvieron la oportunidad de acceder a las viviendas del IPV? ¿Es justo? ¿No lo es ¿Por qué un barrio aparte? ¿Es lo que ellos querían? No lo sabemos. Seguramente no hay una sola respuesta y el tema sea bien complejo. Antes de subirme al auto, una señora que entiende que somos periodistas por la cámara y me dice, ahora vamos a estar mejor que en el asentamiento. Allí los periodistas no iban a ver como vivíamos. Le contesto, “los de la radio comunitaria si íbamos”. Y nos fuimos. Me resuena en la cabeza otra frase de Anastasio, ¿cuándo existe un lugar? ¿Cuándo va a ser barrio? ¿Cuándo tenga casas y cosas? ¿O cuando tenga nombre y sea nuestro…? nada me retumbó, como me retumban estas reuniones.

Miguel Ambas.

admin
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Compartí en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *